Usted está aquí

Historia

Historia

Villasandino no conserva ning√ļn documento escrito sobre su fundaci√≥n pero los restos hallados en el t√©rminos de Marramiz, en la ladera de la cuesta de Castrillo, hacen creer que en el siglo II existi√≥ un poblamiento romano en este lugar. La idea se refuerza al ver que por aqu√≠ paso la V√≠a Aquitana, una de las v√≠as m√°s importantes del Imperio Romano. Se fueron sucediendo poblados durante la √©poca romana y despu√©s con los visigodos, pero fue con la invasi√≥n musulmana, siglo VIII, cuando desaparecieron todos los n√ļcleos hasta quedar una zona completamente des√©rtica. Pero fue en el siglo IX cuando se fundan pueblos como Villa Sendino que con el paso d los tiempos pas√≥ a denominarse Villasandino, tomando el nombre del capit√°n o colono que lo fundaba.

Juan Jos√© P√©rez Solana atribuye la fundaci√≥n de Villasandino a Dorotti Sendino en el a√Īo 872. Tradicionalmente se ha atribuido el nombre de Villasandino a las siete sendas o sendinos que le un√≠an con siete poblados que estaban a su alrededor. Seg√ļn la tradici√≥n, este municipio estaba rodeado de una muralla de piedra y s√≥lo se pod√≠a acceder a √©l a trav√©s de el puente y el arco. De la muralla a√ļn quedan restos y del puente y el arco rom√°nicos se sabe que fueron construidos por el obispo don Mauricio. En el a√Īo 1351 en las Cortes de Valladolid se exige al rey Pedro I que se conviertan las behetr√≠as en tierras solariegas para superar la crisis (rentas, ingresos y despoblamiento) provocadas por la peste negra 3a√Īos atr√°s. Se cre√≥ a tal efecto el Libro Becerro de las Behetr√≠as de Castilla.

No se lleg√≥ ha realizar ninguna conversi√≥n pero este libro qued√≥ guardado. En el se refleja que Villa Sendino pertenec√≠a a la Merindad de Castrogeriz. En el a√Īo 1616 pasa a manos del Duque de Lerma. En el a√Īo 1752 el Marqu√©s de la Ensenada trata de hacer un catastro para la √önica Contribuci√≥n. De aqu√≠ se obtiene informaci√≥n sobre su pertenencia a los Condes del Infantado, tipo de ti Tierra de personajes ilustres como Juan Osorio, escritor de notable familia. A los 16 a√Īos comenz√≥ el noviciado en la Compa√Ī√≠a de Jes√ļs (Jesuitas) en el colegio de Salamanca. Al terminar sus estudios ense√Īo Teolog√≠a Moral. Escribi√≥ la obra titulada Cinciones (Sermones), cinco vol√ļmenes. Dejo escrito pero no se sabe si se publico, la obra titulada ‚ÄúYn ecclesiastem Comentarios‚ÄĚ. Otro religioso, escritor en lengua japonesa y nacido en Villasandino en el ultimo tercio del siglo XVI fue Juan Rueda de los √Āngeles. Profes√≥ en el convento de San Pablo de Valladolid, alist√°ndose en una misi√≥n a Manila en 1604.

Poco despu√©s fue destinado al Jap√≥n, volv√≠ en en 1619 otra vez a Manila para reclutar nuevos misioneros. Muri√≥ en las Islas Lequios. Se dedico a escribir libros en japon√©s, hoy aut√©nticas joyas. Vieron la luz en los a√Īos 1622 y 1623 y versaban sobre el Rosario. Uno de ellos adem√°s contiene un vocabulario castellano-japon√©s. Luis Osorio, vivi√≥ en el siglo XVI y fue uno de los grandes benefactores de Villasandino. Caballero de la Orden de Alc√°ntara, Comendador de la Peraleda, Gobernador de Aranjuez y Virrey de Mil√°n. Rafael Arnaiz Bar√≥n, naci√≥ en Burgos y estudio con los jesuitas y posteriormente se traslado a Madrid para comenzar sus estudios de Arquitectura, estudios que abandono para ingresar en la Trapa. Le encantaba vivir en Visallandino, un remanso de paz para recuperar su mala salud. Muri√≥ reci√©n cumplidos los 27, en 1938. Villasandino ha erigido un peque√Īo monumento con el busto del beato Rafael a la entrada del pueblo, en la casa que perteneci√≥ a su familia.

Scroll top